Dulce de membrillo con té verde.

Me han regalado este año, no sé, diez o doce kilos de membrillo. He perdido la cuenta de la cantidad de envases que he preparado. Para mis padres, que viven en Galicia, les he guardado como tres kilos de dulce de membrillo.

Ayer estaba preparando una nueva tanda de este dulce. Esta vez los membrillos no están tan maduros como los de hace una semana y no los he cocido totalmente, para probar una nueva textura, y no estoy muy satisfecha, aunque seguro que a mi padre le encantará. En fin, que estaba yo dale que dale rallando carne de membrillo cuando pensé: ¿y qué tal quedaría con té?

No he arriesgado, la verdad. Para un kilo de fruta he utilizado unos 15 gr. de té matcha (lo he echado a ojo). Eso le ha proporcionado un colorcito que tira a verde en vez del habitual de este dulce, y un ligero sabor distinto, más fresco, pero que no destaca especialmente en el conjunto.

Dulce de membrillo con té verde

En fin, la receta es esta (que sirve tanto para el dulce de membrillo normal como para el que lleva té):

Coceis la fruta. Sabreis que está cocida porque la piel se agrieta. Dejais que se enfríen y los pelais. Una vez pelados, utilizais un rallador por su corte grueso y los rallais. El corazón podreis aprovecharlo para hacer jalea. La carne rallada y pelada se pesa; por cada kilo de membrillo así pesado se echa entre 800 y 850 gr. de azúcar, según lo querais más o menos dulce. Mezclais todo y… añadís aquí el té. Volveis a mezclar y al fuego, a remover y remover y remover.

Es muy importante esto: el membrillo se ha de remover, mejor con una cuchara de palo, constantemente. Si no lo haceis así, salta. Y os puedo asegurar que quema. La quemadura que tengo en el dedo corazón de mi mano derecha es buena muestra de ello.

Sabreis que el membrillo está listo cuando se despegue de las paredes de la olla sin dejar marca (según mi madre) o, al echar un poco en un plato, no deje rastro (según la depositaria de la receta familiar con la que elaboro este dulce). Lo verteis en los moldes y lo dejais enfriar. Yo lo congelo, pero el membrillo bien hecho aguanta mucho tiempo.

Y bien, ¿probareis a hacerlo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s